Familia BERTHIERA

Versión para impresiónPDF version

Dos idoneidades, años de espera para conocer en fin la alegría de ser padres… Hemos tenido una gran suerte conociendo la Asociación Mi niño. Podíamos telefonear a Tania tantas veces cuántas lo juzgábamos conveniente y ella siempre estaba disponible…

Nuestra primera visita, qué bella fue aventura! Todo fue planificado de cabo al rabo. Pudimos constatar, durante esta primera visita, que la directora es una mujer formidable, que ha sabido prepararnos antes, durante y después de nuestro primer viaje para todas las etapas del procedimiento y para la espera que ella pronosticó con una gran exactitud.

Tania es una mujer sabia, sensible, con un gran corazón, una mujer que ama a los niños. Ella nos dio un gran apoyo y siempre estaba presente cuando se necesitaba ir al orfelinato para ver al niño. Durante el primer contacto con nuestro hijo ella supo explicarle con mucho tacto, a la altura de su edad, con delicadeza y cariño todo lo que él debía saber para su nueva familia.  Cuando lo dejamos en el orfelinato el último día de nuetra primera estancia en el país, Tania supo apaciguar nuestra pena y se comportó como una verdadera mamá.

Cuando regresamos a casa, conversábamos a menudo con Tania por teléfono, ella estaba durante todo ese tiempo en contacto con el orfelinato, y varias veces se desplazó para allá para ver a nuestro pequeño Lubomir   y explicarle de nuevo cómo sería su nueva vida con sus nuevos padres.  
Nos ha enviado numerosas fotos de Lubomir con quien pasaba largos ratos para prepararlo.

Para nosotros la espera del juicio fue insoportable, mas ella hizo todo lo que se podía hacer para que los documentos fueran examinados con la mayor rapidez posible.

Y cuando el jucio se pronunció, Tania no ha tardado ni un minuto para hacernos llegar la buena nueva.

La segunda visita – qué felicidad, por fin junto con nuestro hijo - también fue organizada a las mil maravillas. Tania estaba siempre al lado, con su enorme corazón, y se sentía que ella vivía también nuestra felicidad. Era buenísimo…un amor compartido…

La Agencia Mi niño es realmente una asociación que nosotros recomendamos a todos aquellos que proyectan dirigirse a Bulgaria para adoptar a un menor!

Nosotros hemos percibido un gran entendimiento, complicidad, ayuda preciosa e implicación sincera con mucha psicologia tanto para el niño, como para los padres.

Share